Una contractura muscular es una contracción involuntaria de un músculo. Los síntomas más característicos y comunes de la contractura muscular son el dolor y la limitación de movimientos. Suele aparecer cuando dicho músculo realiza una actividad inadecuada en intensidad o en función. Es una respuesta fisiológica normal de protección ante el estrés, una mala postura o una actividad inadecuada. En algunos casos las contracturas pasan de ser pequeñas molestias sin impedimento alguno a ser lesiones completamente invalidantes.
Cuando realizamos un esfuerzo físico, una serie de desechos metabólicos se van acumulando dentro de la fibra muscular, lo que hace que la sangre no llegue de manera adecuada. Al no haber una irrigación suficiente, los desechos tóxicos de las fibras musculares no son capaces de eliminarse y por lo tanto cada vez es mayor el cúmulo de toxinas.
Esta acumulación irrita las terminaciones nerviosas provocándonos dolor localizado e irradiado y como consecuencia aumentará el tono muscular. Este tono aumentado de modo constante es lo que llamamos contractura. El tono muscular aumentado, hará que nuestro músculo esté más duro, más tenso y por lo tanto la capacidad de movimiento de este músculo será menor.
UNAS CAUSAS
Por ejemplo, al vivir mal ciertas emociones como el estrés o la ansiedad, se liberan una serie de sustancias químicas que llevan al músculo a un estado de contracción mantenida. Luego, podemos reconocer que a consecuencia del sedentarismo, los músculos no están en las mejores condiciones por lo que son más susceptibles de sufrir contracturas musculares ante un pequeño esfuerzo. También por posturas repetitivas, forzadas y mantenidas por largo tiempo; por ejemplo, sujetar el teléfono con la oreja y el hombro, estudiar con la cabeza muy agachada, estar mirando el móvil todo el día puede desencadenar una contractura muscular. O cuando practicamos deporte, podemos llegar a lesionarnos por estiramiento demasiado brusco de un grupo muscular, porque como defensa para evitar una rotura de sus fibras, el músculo se contrae. Además, la mala alimentación e hidratación, a la larga, puede llegar a producir un cúmulo de toxinas y un mal funcionamiento de ciertos órganos como hígado y riñón.
¿QUÉ CONSECUENCIAS?
Las contracturas son lesiones muy comunes. El carácter lesivo de la contractura muscular radica en la continuidad de esta contracción de forma sostenida en el tiempo. Obviamente esta contracción permanente es involuntaria, quedando de esta forma la musculatura en constante tensión. Un músculo se contrae y se distiende, pero en algunos casos, sigue contraído. La zona se mantiene dura e hinchada, se nota un abultamiento al tacto, vulgarmente llamado
‘nudo’. Una contractura ‘nudo’ no suele ser una lesión grave. El motivo por el que se le llama nudo es que muchas veces las contracturas musculares son palpables a través de la piel.
A veces el dolor se puede irradiar hacia otra zona, producir dolores de cabeza, mareos, hormigueos o sensación de adormecimiento en extremidades.
¿COMO EVITARLAS?
Lo primero que debemos hacer es dejar descansar la zona, evitando cualquier forma de actividad física intensa durante un par de días. Además, recordemos qué comer sano y tomar vitaminas ayudara al organismo a sanarse más rápido.
En caso de que las contracturas musculares produzcan molestias e impidan realizar determinados gestos con normalidad y sin dolor, se recomiendan masajes profundos para ayudar a relajar la tensión muscular. El masaje puede contribuir a aliviar el dolor, ya que estiran y relajan las fibras musculares contraídas, al mismo tiempo que inducen una respuesta antiinflamatoria. Además con el masaje provocamos que llegue más cantidad de sangre hacia el lugar de la contractura muscular favoreciendo la recuperación del tejido y eliminando los desechos metabólicos. Como consecuencia, se consigue una relajación del músculo y por lo tanto una disminución del dolor.
En NaturOptima, te proponemos masajes manuales sin maquinas para llegar a aliviar molestias musculares de forma
eficiente y duradera. Llámanos para reservar un momento de relajación y bienestar para mejorar tu calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *