¿Te sientes sin energía? ¿Duermes mal? ¿Te resfrías muy a menudo? ¿Te duele la espalda? ¿Te sientes incapaz de tomar decisiones? ¿No te puedes concentrar? Si has sentido alguna vez alguno de estos síntomas,  parece que padeces de estrés. 

¿Pero qué es exactamente el estrés?

Según la OMS, el estrés se define como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción. Así, el cuerpo libera hormonas como la adrenalina que aumenta la fuerza cardíaca, la respiración, y la contracción muscular mientras que el cortisol aumenta los niveles de glucosa disponibles para los músculos. El estrés, en sí, no es malo. En pequeños episodios, el estrés puede ser positivo, como cuando ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite en el trabajo, por ejemplo. Experimentamos sensaciones momentáneas como palpitaciones, sudores fríos o opresión en el pecho.

¿Mantener el nivel de estrés alto? ¿bueno o malo?

Cuando el nivel de estrés se mantiene alto mucho tiempo, se vuelve crónico por las altas concentraciones de adrenalina y cortisol en la sangre. Resulta que día tras día, puede hasta dañar nuestra salud alterando las respuestas corporales normales de nuestro cuerpo. En este caso, es nefasto ya que nuestro organismo acaba agotándose. Entonces, aparecen alteraciones físicas y psicológicas provocando una serie de síntomas tales cansancio, dolores físicos, trastornos del sueño, problemas digestivos, baja del sistema inmunitario, depresión, entre otros. 

Cada uno de nosotros responde al estrés de manera muy diferente. No obstante, si no tratamos los síntomas y dejamos que se instalen, acostumbrándonos a vivir con ellos, pueden llevarnos a desarrollar patologías graves. Por eso, es fundamental aprender a gestionar el estrés de forma natural y saludable para vivir con salud plena. ¡Porque si se puede!

¿Qué solución?

El masaje manual es una técnica suave y eficiente que se emplea desde la antigüedad por sus beneficios relajantes. Estimula la circulación sanguínea, relaja el sistema nervioso, procura bienestar. Complementandolo con aromaterapia, es una solución ideal para aliviar el estrés crónico. La aromaterapia es una práctica milenaria que utiliza las propiedades de los aceites esenciales extraídos de plantas, para restablecer el equilibrio en el cuerpo. Tienen numerosas propiedades químicas que actúan sobre todos los sistemas corporales y emocionales del cuerpo. 

¿Cómo actúan los aceites esenciales?

Para combatir el estrés, vamos a regular todos los sistemas corporales y fisiológicos actuando primero sobre el hipotálamo, glándula principal del sistema nervioso central, responsable de las respuestas corporales al estrés. Segundo, con el poder olfativo de los aceites esenciales, actuamos sobre el cerebro límbico, centro de las emociones provocando sensaciones agradables, pasando por unas células nerviosas sensibles presentes en las mucosas de los conductos nasales. Por fin, cuando se aplican sobre la piel con el masaje, las moléculas muy finas de los aceites esenciales la atraviesan y pasan directamente al torrente sanguíneo que los absorbe, permitiendo un efecto rápido de alivio y relajación por todo el cuerpo. 

Como sabes, cada persona es un mundo, por eso, cada masaje es personalizado, saludable y sin efectos secundarios basado en tu estado físico y mental, tu historia, tus emociones. 

En NaturÓptima, te propongo utilizar lo mejor de la naturaleza, para que recibas sus beneficios a través de un masaje ¡sólo para ti ! para vivir una vida más sana y equilibrada. 

¡Siéntete feliz de nuevo! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *